10 versículos bíblicos importantes para trabajar con jefes severos

10 versículos bíblicos importantes para trabajar con jefes severos
Melvin Allen

Es más que probable que muchos de nosotros en el mundo laboral hayamos tenido que trabajar con un jefe duro. Me gustaría definir a los "jefes duros" como aquellos que son difíciles de complacer, excesivamente críticos, impacientes y -debo añadir- poco apreciativos. Puede que sientas que te está microdirigiendo... y es simplemente incómodo. Definitivamente puedo tocar y estar de acuerdo en que trabajar con un jefe duro no es un lecho de flores.

A veces sólo queremos deshacernos de todo lo que hemos aprendido de Dios y de Su Palabra e irnos contra nuestros jefes, pero ¿cómo glorifica eso a Dios?

¿Cómo se espera que nosotros, como hijos de Dios, respondamos a estos duros? ¿Debemos devolver las palmadas o responder con gracia? A continuación se presentan algunas escrituras que pueden ayudarte a sobrevivir trabajando con tu jefe duro, que van desde controlar nuestra lengua hasta perdonar a nuestro jefe.

  1. Santiago 1:5-"Si necesitas sabiduría, pídela a nuestro generoso Dios, y él te la dará; no te reprenderá por pedirla".

Reza por sabiduría. Una de las cosas más importantes por las que necesitamos orar mientras trabajamos con jefes difíciles es la sabiduría. La sabiduría es la cosa principal por la que Salomón oró justo antes de convertirse en rey. Él quería saber cómo gobernar sabiamente. Así que si queremos saber cómo manejar a nuestros jefes de una manera que agrade y glorifique a Dios, entonces necesitaremos pedirle sabiduría antes que nada.

  1. 1 Pedro 2:18-19-"Vosotros que sois esclavos debéis someteros a vuestros amos con todo respeto. Haced lo que os digan, no sólo si son amables y razonables, sino incluso si son crueles. Porque Dios se complace cuando, conscientes de su voluntad, soportáis con paciencia el trato injusto."

Obediencia y sumisión. Sé que esto puede sonar contraintuitivo en el sentido mundano de las cosas, pero debemos permanecer humildes y obedientes a nuestros jefes... incluso si son duros. Esto muestra modestia ante los ojos de Dios. Él se complace cuando somos lo suficientemente fuertes como para abstenernos de la arrogancia y desafiar a nuestro jefe. También debemos tener a Dios y Su voluntad en mente mientras somos sumisos a nuestros jefes. Este mundo tiene una manera de hacernos pensar que sercallado y sumiso muestra debilidad. Pero a los ojos de Dios, es en realidad un signo de fortaleza.

  1. Proverbios 15:1-"Una respuesta suave desvía la ira, pero las palabras ásperas encienden los ánimos".

Trata a esos jefes con delicadeza. Cuando tu jefe se pone ruidoso o quisquilloso contigo, no es el momento de ponerse ruidoso y gritarle. La palabra de Dios dice claramente que las palabras suaves y amables repelen una respuesta dura. Ponernos ruidosos con nuestros jefes sólo empeorará las cosas. Ser amables es el camino a seguir cuando nos gritan. La gente escucha más atentamente a los que hablan suavemente. Mi jefe solía levantarme la voz,pero cada vez duro Recuerda que la "mansedumbre" es uno de los frutos espirituales.

  1. Proverbios 17:12-"Es más seguro encontrarse con una osa despojada de sus cachorros que enfrentarse a un necio atrapado en la necedad".

Si necesitas dirigirte a tu jefe, hazlo en un momento más tranquilo. Tuve que hacer esto hace dos semanas con mi jefa, así que esto fue muy reciente. Un día estaba trabajando con ella y estaba súper ocupada. Me estaban entrenando para hacer citas para novias y otros clientes (trabajo en David's Bridal) y anotar sus alteraciones en la caja registradora. Eso sí, mi trabajo es extremadamente detallista, lo que lo convierte en uno de los trabajos más desafiantes que he tenido hasta ahora (y porque meAunque me encanta mi trabajo y doy gracias a Dios por él constantemente, ese día mi jefe fue muy duro conmigo. Estaba tan ansiosa y agobiada que no podía pensar con claridad y cometía pequeños errores.

Mi jefa no dejaba de notar mis pequeños errores, pero no dejaba de darle importancia a todos ellos, cuando en realidad algunos no eran tan graves. No dejaba de gritarme y maldecirme. Pero como iba y venía tratando con clientes, me mantuve amable y educada con ella (de nuevo, piensen en Proverbios 15:1). Sin embargo, por dentro, quería llorar. Mi corazón no dejaba de latir con fuerza. Estaba nerviosa durante toda miturno. Quería decirle que se calmara, que su energía nerviosa estaba afectando a mi rendimiento laboral, pero me fui de casa sin hacer nada de eso.

En lugar de eso -después de tener largas charlas con mamá y con Dios- esperé a tener que volver a trabajar con mi jefa, que fue dos días después. Era sábado, otro día de mucho trabajo. Nada más fichar vi a mi jefa y le dije que quería hablar con ella. En ese momento parecía más tranquila y de buen humor. En pocas palabras le dije amablemente que me ponía muy nerviosa cuando me enteraba de que tenía que trabajar con ella.También le dije que necesitaba un enfoque diferente de su parte si quería verme desempeñarme mejor. También me disculpé por "volverla loca" hace unos días. Ella me escuchó y, afortunadamente, ¡entendió lo que le dije! Definitivamente siento que Dios me usó para acercarme a ella porque todo ese día -y desde ese día en adelante- ella fue menos dura no sólo conmigo, sino que también fue más paciente con mis otros hijos.miembros del trabajo (aunque todavía tiene sus momentos quisquillosos, pero ya no tanto)! Me sentí así que mucho mejor después de hablar con ella.

No compartí esta historia para hacer quedar mal a mi jefe, sino con la intención de mostrar que debemos dirigirnos a nuestros jefes severos cuando las cosas estén más calmadas. Si Dios te está guiando a decirles que se relajen un poco, espera hasta que tu jefe esté de mejor humor y más estable, aunque tengas que esperar un día o dos. Entonces estarán más abiertos a lo que tienes que decir y es más que probable que reciban tu mensaje. Nosotrosno podemos intentar enfrentarnos a ellos en medio del fuego porque sólo conseguiremos quemarnos si lo hacemos. Puede que no nos escuchen ni sean receptivos.

  1. Salmo 37:7-9-"Quédate quieto en presencia del Señor y espera pacientemente a que actúe. No te preocupes por los malvados que prosperan ni te inquietes por sus malvadas maquinaciones".

Los jefes duros también nos enseñan a ser pacientes con las personas más duras. Es como aprender a conducir un vehículo grande con palanca de cambios en una zona con muchas cuestas si quieres tener más confianza para conducir un coche normal. Es el mismo concepto cuando sientes que trabajas con la persona más difícil. Creo que trabajar con jefes difíciles es el mejor entrenamiento para desarrollar la paciencia. Nuestros jefes, sin embargo, puede que no sean los únicos difíciles con los que vamos a tratarPuede que Dios nos esté entrenando para personas más duras en nuestras vidas, o puede que tu jefe sea la persona más dura con la que hayas tenido que tratar, sólo para calentar motores para los que no son tan difíciles.

  1. Salmo 37:8-9 - ¡Deja de enojarte! ¡Vuélvete de tu ira! No pierdas los estribos: sólo conduces al mal. Porque los malvados serán destruidos, pero los que confían en el Señor poseerán la tierra.
  2. Salmo 34:19-"El justo se enfrenta a muchos problemas, pero el Señor viene al rescate cada vez".
  3. 1 Tesalonicenses 5:15-"Procurad que nadie devuelva mal por mal, sino procurad hacer siempre el bien los unos a los otros y a todos los hombres".

Deja la venganza a Dios. Mucha gente con jefes duros puede etiquetarlos como 'enemigos'. Y a veces, somos vengativos y queremos vengarnos de los que son injustos y pecan contra nosotros. Pero debemos tener en cuenta que no es nuestro trabajo vengarnos, es el trabajo de Dios. Mira Romanos 12:17-21. Todo lo que Dios quiere que hagamos en estas situaciones es que hagamos todo lo posible por vivir en paz con nuestro jefe. Sí, pueden ponerte contra la pared, peroEsto es Dios enseñándonos a ejercer el autocontrol. Practicar la amabilidad con nuestros jefes -sin importar lo que pase- acaba creando una buena energía.

  1. Salmo 39:1-"Me dije: "Vigilaré lo que hago y no pecaré en lo que digo. Contendré mi lengua cuando los impíos estén a mi alrededor"".

Debemos controlar nuestras lenguas. Créanme, hasta que me enfrenté a mi jefa, hubo muchos momentos en los que quise ser Susie la descarada y contestarle. Pero Dios me recordaba rápidamente que ponerme descarada no iba a complacerlo. En lugar de eso, por difícil que fuera a veces, reemplacé esos impulsos descarados con asentimientos educados, sonrisas y "sí, señora". Debemos resistir a la carne. Y cuanto más resistamos, más fácil será obedecer al Espíritu Santo.Espíritu.

  1. Efesios 4:32: "Por el contrario, sed amables unos con otros, tiernos de corazón, perdonarse unos a otros como Dios os perdonó a vosotros en Cristo".

Recuerda que nuestros jefes también son personas y necesitan el amor de Cristo. Jesús trató con muchas personas duras mientras caminaba por la tierra. Si Él los amó y perdonó de la forma en que lo hizo, nosotros también podemos hacerlo porque Él nos da la capacidad de hacerlo.




Melvin Allen
Melvin Allen
Melvin Allen es un creyente apasionado de la palabra de Dios y un estudiante dedicado de la Biblia. Con más de 10 años de experiencia sirviendo en varios ministerios, Melvin ha desarrollado un profundo aprecio por el poder transformador de las Escrituras en la vida cotidiana. Tiene una licenciatura en Teología de una prestigiosa universidad cristiana y actualmente está cursando una maestría en estudios bíblicos. Como autor y bloguero, la misión de Melvin es ayudar a las personas a obtener una mayor comprensión de las Escrituras y aplicar verdades eternas a su vida diaria. Cuando no está escribiendo, a Melvin le gusta pasar tiempo con su familia, explorar nuevos lugares y participar en el servicio comunitario.