UNA PIZCA DE LA MITOLOGÍA GRIEGA (PARTE I)

En la Antigua Grecia así como en otras culturas antiguas del mundo, los mitos no solo eran una creencia, sino una enseñanza, verdades morales e históricas, un tipo de saber, su forma de entender los fenómenos naturales, del universo, su origen y el mundo, que servían para interpretar la realidad. El objetivo de ver una pequeña parte de la mitología griega es conocer que aún en tiempos de desastres y calamidades, mientras exista vida y no se pierda la fe, la esperanza y el amor, todos nuestros proyectos, metas, aspiraciones, anhelos y sueños seguirán siendo posible, ellos son los que alumbran el camino de la vida. El escritor belga Maurice Maeterlinck (1862-1949) lo expresó así:

Desesperanza-4

El mito Hesiódico surgió en Grecia, su protagonista fue Hesiodo, parte de esta mitología nos menciona sobre el poderoso dios del cielo Zeus, hijo de titanes (Crono y Rea) soberano de los dioses en el monte Olimpo, representado con un rayo, un cetro y un águila.

Zeus-3

Zeus encomendó a los hermanos Prometeo y Epimeteo la orden de poblar a la tierra, les otorgó dones para su creación. Epimeteo hizo muchas criaturas, algunas las proveyó de aletas, otras de alas, otras de garras, otras de muchos más dones.

Animales

Mientras que Prometeo trabajaba cuidadosamente en una criatura semejante a los dioses “un humano”, que superara a todos los animales, tomó arcilla y agua, amasando hasta modelar un ser a imagen de los dioses.

Prometeo-6

Atenea diosa de la sabiduría, admirada ante su obra le otorgó a la figura un halo divino.

Polvo de estrella

Así nacieron los primeros hombres, no tardaron en multiplicarse y llenar la Tierra. Después de crearlos, los nuevos dioses fijaron su atención en la nueva creación y les exigieron les rindieran homenaje, a cambio de protegerlos.

Se celebró una asamblea en Mekone (Sición), Grecia, en que se estipularon los derechos y deberes de los hombres.

Hombre prehistórico

Prometeo aunque destacaba por no mostrarse jamás temeroso del resto de los dioses, aún más ridiculizó a Zeus por su poca perspicacia, Prometeo se presentó en la asamblea para abogar por sus humanas criaturas, para que los dioses no les impusieran excesivas cargas.

dioses del Olimpo

Prometeo sacrificó un gran toro, del cual Zeus debía escoger la parte que deseara, pero trató de engañar a Zeus.

Prometeo-3

Una vez destazado el toro formó dos partes, una de las porciones bajo una capa de abundante grasa que en realidad contenía huesos, la hizo parecer grande y apetitosa, mientras que la otra porción tenía la capa de grasa que contenía lo mejor de la carne la hizo parecer pequeña y desagradable. Le ofreció a Zeus compartirlo, dejándole elegir “la carne” que comerían los dioses. Pero Zeus vio el engaño, desde antes de que se llevara a cabo ya que era el conocedor de los secretos, pero no llegó a enfurecerse hasta no cerciorarse de esto. Y dijo “Hijo de Japeto, rey ilustre, buen amigo, ¡qué desiguales has hecho las partes!”.

Mixiotes

Prometeo creyó haberle engañado y le dijo “Ilustre Zeus, el más grande de los dioses eternos, escoge la parte que el corazón en tu pecho te aconseje”. Zeus sintió la indignación en su alma, pero cogió adrede con ambas manos el blanco sebo , habiéndolo apretado y viendo los pelados huesos, simuló que hasta aquel momento no se daba cuenta de la superchería e irritado exclamó: “¡Bien veo, amigo Japetónida, que no has olvidado todavía el arte del fraude!”.

Zeus y Prometeo

Zeus no estaba de acuerdo con la idea de Prometeo de ayudar a los humanos, cansado de aquel ser insolente y desvergonzado, Zeus resolvió vengarse de Prometeo por su engaño, en reprimenda, Zeus
privó a los mortales, castigándolos y negándoles el último don que necesitaban para alcanzar la plena civilización “el fuego”.

Fuego

Mientras tanto los hombres durante largo tiempo, no supieron servirse de sus nobles miembros y de la divina chispa que recibieron. Desconocían el arte de excavar las piedras y trabajarlas, de cocer ladrillos con barro, con los troncos caídos del bosque tallar maderos y con todas estas cosas construirse viviendas. Pululaban bajo el suelo, en cavernas donde jamás penetraba el sol.

Hombre de las cavernas

Prometeo les enseño a sus criaturas a observar la salida y la puesta de los astros, las inició en el arte de contar, la escritura, les enseñó a reducir a los animales al yugo y a utilizarlos como compañeros de trabajo, acostumbró los corceles a la brida y al carro, inventó barcas y velas para navegar. Se preocupó igualmente de los demás aspectos de la vida de los humanos.

Caballo

Antes los humanos no sabían emplear remedios en sus enfermedades, desconocían los ungüentos que mitigan el dolor y no practicaban para cada dolencia una dieta apropiada, por falta de medicinas, los pacientes sucumbían miserablemente. Por eso, Prometeo les enseñó a mezclar medicamentos con que combatir toda suerte de enfermedades.

Hompre primitivo

Les enseñó luego el arte de la predicción, revelándoles los significados de señales y sueños, del vuelo de las aves y de los augurios. Además, les hizo dirigir la mirada al interior de la tierra y descubrir así los minerales metálicos: el hierro, la plata y el oro. En una palabra, les inició en todos los regalos y las artes de la existencia.

Trabajo en minas

No conocían las señales anunciadoras de las estaciones del invierno como la nieve o el frío, la primavera con sus flores, del verano con su riqueza de frutos y el otoño con la caída de las hojas de sus árboles.

Prometeo sintió pena de su creación, viéndola tiritar en las frías noches de invierno.

Hombre era del hielo

Zeus lejos de acallar a Prometeo, éste iría más lejos robándolo. Así el astuto hijo de Japeto, decidió ir al Olimpo a robar el fuego del carruaje de Helios dios Sol (Apolo) o de la forja de Hefesto dios del fuego y de los metales forjados, en un largo tallo del jugoso hinojo gigante o del tallo de la cañaheja , que arde lentamente, se acercó con él al carro de Helios dios sol que pasaba y prendió fuego a la planta.

Prometeo

Provisto de aquella antorcha bajó a la Tierra, para llevarla a los mortales, de esa forma la humanidad pudo calentarse y dar inicio a la civilización. Y pronto la primera hoguera flameó hacia el Cielo. Fue el Tonante quien más se sintió dolido en el fondo del alma, cuando divisó a lo lejos el resplandor del fuego elevándose de entre los hombres. Inmediatamente y para reemplazar el uso del fuego, que no podía ya arrebatar a los mortales.

Hombre y el fuego

Zeus ideó para ellos un nuevo mal, mando a llamar a Hefesto dios del fuego, famoso por sus habilidades, ordenó que Hefesto modelara una imagen con arcilla, una hermosa y encantadora doncella, semejante en belleza a las inmortales, capaz de seducir y manipular a cualquier hombre, con la que Zeus quería vengarse de Prometeo por tratarlo de engañar y haber robado el fuego divino para dárselo a los hombres, revelando a la humanidad el secreto del fuego y así castigar a la humanidad.

Hefesto como hábil y experimentado artesano., utilizó su yunque y martillo, modeló con arcilla, a imagen y semejanza de las inmortales, a la primera mujer, que fue Pandora. Su nombre se forma con la partícula pan, que significa “todo” y doron, que en griego quiere decir “don”. Literalmente, Pandora significa “todos los dones”.

Pandora-7

La belleza de Pandora impresionó a todos los dioses del Olimpo y cada uno le fue concediendo un atributo. Atenea le concedió el dominio de las artes relacionadas con el telar y adornarla, junto a las Gracias y las Horas con diversos atavíos, puso sobre la imagen una vestidura blanca y reluciente, le aplicó sobre el rostro un velo que la virgen mantenía separado con las manos, la coronó de frescas flores y la ciñó el talle con un cinturón de oro, artística obra que Hefesto ofrendara también a su padre, adornada maravillosamente con policromas figuras de animales.

Pandora-10

Apolo le dio talento musical y el don de sanar, el propio Zeus le dio la facultad del habla, Hermes le dio elocuencia y persuasión, aunque también se le encargó sembrar en su pecho mentiras, seducción, falacias y un carácter inconstante. Ello, con el fin de configurar un “bello mal”, un don tal que los hombres se alegren al recibirlo, aceptando en realidad un sinnúmero de desgracias. A escondidas de su esposo, Hera diosa del matrimonio y protectora de las mujeres, convocó a sus hermanas Hestia y Demeter, quienes pusieron en la neófita la prudencia, la constancia y la fortaleza. Atenea unida esta vez a sus tías, le dio sabiduría para discernir la justicia. Así fue llenada de virtudes por los diferentes dioses del Olimpo. Una vez que estuvo terminada, Zeus le infundió vida.

Pandora-9

Antes de enviarla a los humanos, Zeus le entregó a Pandora el ánfora, que contenía inmensos bienes y presentes, (otra versión dice que el ánfora contenía todos los males). Con la advertencia de no abrirlo nunca, porque provocaría grandes calamidades, ella prometió no abrirlo . Hermes fue el encargado de conducirla a la Tierra, donde los mortales vagaban mezclados con los dioses, unos y otros se pasmaron ante la figura incomparable. Una vez en la Tierra se la llevó a Prometeo, como un regalo del cielo para que la hiciera su esposa.

Pandora-11

Astuto y precavido, Prometeo la rechazó, sospechando que después de lo que había hecho nada bueno podría llegarle de los dioses. Zeus ordenó realizarle la misma irresistible proposición a Epimeteo, a quien su hermano le había advertido que, como había hecho él, desconfiara de cualquier regalo de Zeus, para no ocasionar con ello una desgracia a los hombres. Intentó en vano de que su hermano se alejara de cualquier cosa que proviniera de los dioses, Epimeteo se había enamorado perdidamente de Pandora, en cuanto la vio, alarmado por la suerte de su hermano, acogió inmediatamente y gozoso a la hermosa doncella. Acepto casarse con ella, tomando el regalo de Zeus, pues hasta entonces las familias de los hombres, aconsejadas por su hermano, habían vivido libres del mal, no sujetos a un trabajo gravoso, exentos de la torturante enfermedad.

Epimeteo-1

Zeus se enfureció aún más al ver cómo Prometeo se libraba de Pandora, mandó a capturar a Prometeo, llevarlo al monte Cáucaso, donde fue encadenado por Hefesto con la ayuda de sus brutales servidores Cratos y Bia (la coerción y la violencia), para que estos efectuaran el cruel trabajo y así hubo de permanecer Prometeo suspendido de la desolada peña, sobre un espantoso precipicio, encadenado con cadenas indestructibles al muro de roca del Cáucaso, pues la voluntad de Zeus es inexorable.

Prometeo-7

Hefesto cumplió con desgano el mandato de su padre, pues amaba en el hijo de los Titanes al consanguíneo descendiente de su abuelo Urano, a un vástago de los dioses de tan alta alcurnia como Zeus. Con palabras llenas de piedad y bajo los improperios.

Zeus cumplió su palabra y envió un águila (hija de los monstruos Tifón y Equidna) este huésped diario se nutria de su hígado, siendo éste inmortal, su hígado se regeneraba constantemente, cada noche volvía la cruel depredadora águila a comérselo, el sufrimiento era inimaginable y eterno, no cesaría hasta que se presentase un redentor que, aceptando voluntariamente la muerte, se aviniese en cierto modo a reemplazarle.

Prometeo-8

En realidad, el tormento del cautivo debía durar eternamente, o por lo menos treinta mil años, finalmente llegó para el infeliz, el día de la liberación. Después de haber permanecido por espacio de siglos suspendido de la roca y sufriendo torturas espantosas, Heracles pasó por el lugar de cautiverio de Prometeo, rumbo al Jardín de las Hespérides. Al ver colgando en el Cáucaso al nieto de los dioses, se apiadó de su destino al ver cómo el águila, posada sobre las rodillas de Prometeo, devoraba el hígado del infeliz, hizo a un lado su rencor hacia él, tendió su arco y disparó una poderosa flecha hacia el águila derribándola y liberando a Prometeo de la cruel ave que estaba en la entraña del atormentado.

Aguila

No obstante, para que se cumpliese la condición del rey de los dioses, puso en su lugar al centauro Quirón, quien se declaró presto a morir en aquel sitio, pues antes era inmortal. No se volvió a perseguir más a Prometeo. Mas para que no quedase incumplida la sentencia de Zeus, que condenaba a Prometeo a permanecer desterrado en la roca durante un tiempo mucho más prolongado, tuvo éste que llevar en adelante un anillo de hierro en pie con una piedra arrancada de las peñas de Cáucaso. A la que tan terriblemente estuvo encadenado. De este modo, Zeus pudo jactarse de continuar teniendo a su enemigo cautivo a la montaña.

Prometeo encadenado

Esta vez no le importó a Zeus que Prometeo evitase de nuevo su castigo, ya que este acto de liberación y misericordia ayudaba a la glorificación del mito de Heracles, quien era hijo de Zeus, Prometeo fue invitado a volver al Olimpo, aunque debía llevar con él un anillo unido a un trozo de la roca a la que fue encadenado, Prometeo fue así liberado.

Piedra

Sin embargo, en otra versión Prometeo fue liberado por Hefesto tras revelar a Zeus el destino de que si tenía un hijo con la nereida Tetis este hijo llegaría a ser más poderoso que su padre, quien quiera que éste fuera. Por ello Zeus evitó tener a Tetis como consorte y el hijo que tuvo ésta con Peleo fue Aquiles, tal y como decía la profecía, llegó a ser más poderoso que su padre.

Aquiles

Por otro lado aunque Pandora prometió no abrir el ánfora, finalmente la venció la curiosidad

Pandora-8

El ánfora contenía incontables bienes para la humanidad (otra versión dice que contenía innumerables males para la humanidad), pero se destruían al darles salida, o bien, huían inalcanzables, horrorizada, intentó cerrarla, pero sólo consiguió retener dentro a la Esperanza.

Pandora-2

De inmediato empezaron a presentarse innumerables males y desgracias que se dispersaron por todo el mundo, dolor, pobreza, crímenes, enfermedades, etc. Pandora dejó caer la cubierta justo antes de que la Esperanza también saliera, encerrándola para siempre en el ánfora y corrió hacia los hombres a decirles que no estaba todo perdido que aún les quedaba la Esperanza. Entretanto, la desgracia llenaba, bajo todas las formas, tierra, mar y aire. Las enfermedades se deslizaban entre los humanos, solapadas y silenciosas, pues Zeus no les había dado la voz. Un tropel de fiebres sitiaba la Tierra y la muerte.

Zeus se aseguró de que los hombres no pudieran llegar a ser tan hábiles e inteligentes como para que existiera el riesgo de que lo suplantaran y así se convirtieron en criaturas imperfectas.

(Dar un click a la imagen para una mejor visualización)
Esperanza-1

El paraíso se había terminado y el mundo vivió una época de desolación, hasta que Pandora volvió a abrir la caja para liberar en la Tierra a la Esperanza que, desde entonces, ayuda a todos los mortales a soportar la pérdida de los dones divinos, que una vez liberados abandonaron para siempre a la humanidad, así como a soportar el acecho de los males.

Esperanza-3

Actualmente se usa la expresión “abrir la caja de Pandora” para conocer cuál fue el origen de alguna catástrofe o desgracia, denotar que se va a dar a conocer la realidad de los hechos que ocurrieron o que muchas cosas malas van a salir a la luz.

Por último disfrutemos esta poesía “¡Elige la Esperanza!

Y también recuerda….

Fe y esperanza

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s