LOS ÁNGELES DE DIOS

De: Elvis Eberth Huanca Machaca

Un día Dios habló a todos los ángeles que habitaban el cielo, y les dijo: -Vengan, vengan aquí, que les espero… Hijos míos. No pasó mucho tiempo, y todos los ángeles se reunieron alrededor de él.

Entonces cuando todos estuvieron reunidos, él les habló y les dijo.

-He visto mucho dolor y maldad en el mundo de los humanos, he visto todo tipo de abominaciones en esa tierra, he visto a la gente de la tierra, llamarme, y pedirme ayuda, pero, yo no puedo ir a donde están ellos. Más ustedes mis hijos si pueden hacerlo. La razón por la que les invité a venir, es porque quiero, que ustedes salven a la humanidad de su desventura.

Todos los ángeles estaban muy felices, de escuchar los deseos de su Señor, y sin dudarlo se alistaron para bajar a la tierra. Pero cuando se disponían a partir, Dios los detuvo y les dijo

– Ustedes no podrán ir a ese lugar de esa forma, si no que deberán tomar formas humanas para hacerlo.

Sujetando el hombro del primer ángel le dijo:

-Tú eres el más entusiasta de todos los ángeles, siempre estás corriendo de aquí y ahí, sin dudas eres el más veloz de todos. Tú en la tierra no podrás caminar, por más que lo intentes, nunca podrás dar pasos con tus pies. Y correr, no será nada más que un sueño muy lejano.

A otro le dijo:

-Tienes el don del canto, las canciones más hermosas salen de tu boca, pero cuando estés en la tierra, tu boca quedará sellada, y no podrás decir ninguna sola palabra.

Buscó al siguiente y le dijo:

– Sin dudas eres el más listo de todos, tienes una creatividad increíble, pero en la tierra no podrás razonar. Vivirás en un mundo mágico, de colores y fantasías. Toda tu vida dependerás de los demás.

Todos los ángeles se asustaron ante tales revelaciones, muchos de ellos tenían miedo de ir. El tener que vivir tan triste destino, era para ellos muy tenebroso.

-Tú conservaras todas tus habilidades, pero, nadie estará a tu lado, todas las noches irás a la cama temprano para no sentir hambre, tu hijo mío, serás muy talentoso, pero no tendrás los medios para sobresalir. Tú hijo mi serás pobre, en la tierra.

A un ángel, que estaba distraído le dijo:

– La gente en la tierra te odiará, te maldecirá, serás una pesadilla para ellos, serás repudiado entre ellos. Tu aspecto será desagradable para ellos.

Inmediatamente se acercó ante uno que parecía estar asustado, y le dijo:

–Tú eres especial, tienes el corazón más grande de todos. Cuando vayas a la tierra, serás una persona muy delicada y enfermiza, tu vida en la tierra será muy corta, no alcanzaras ni la adolescencia ni la adultez.

–Tú eres el más fuerte de todos, pero cuando estés con los humanos, no tendrás, esos fuertes brazos que te hacen tan orgulloso.

Entonces, de repente, Dios vio a un ángel que se empezaba a alejar de los demás, y le preguntó a dónde iba.

Y el ángel le respondió:

– Señor, a mí ¿Con qué me castigaras? Pero antes de que me castigues, quiero saber qué mal he hecho.

Dios le dijo entonces:

– ¿Qué mal has hecho? Hijos míos, ustedes no han hecho nada malo. Si van a la tierra, es para demostrarles a los hombres que ustedes habiendo venido al mundo con menos que ellos, pueden alcanzar las estrellas del cielo.

Ustedes le enseñarán al hombre el poder de la fe y la esperanza, ustedes harán que la vida de ellos valga la pena. Ustedes, ahí serán mi voz y mi confirmación. Los hombres han perdido toda esperanza, y se han llenado de egoísmo y envidia, cuando los conozcan, a ustedes, su mundo cambiará, y verán lo afortunados que son. Verán en ustedes un ejemplo de vida.

Entonces todos los ángeles empezaron a acercarse más y más a él, y pronto, una enorme sonrisa nació de sus rostros.

-Ustedes me vencerán y también a los designios de la propia naturaleza, sobresaldrán, y harán que cada dificultad sea vencida, serán un ejemplo para otros que nacerán teniendo más que ustedes. Si nacen sin piernas, entonces ustedes mismos harán sus propias piernas y brazos. Si nacen sin el don de la razón, ustedes harán que ese mundo mágico que crean, sea real también para otros, en especial, para aquellas personas que tanto les amarán.

Harán que el hombre descubra una belleza increíble, dentro de sus corazones de ustedes. Sin decir ninguna sola palabra, dirán mucho con el idioma del corazón, ustedes no necesitaran sus ojos para ver, porque ustedes podrán ver los corazones de los demás. Ustedes se convertirán en ángeles de la tierra, y sus alas serán, las alas de su corazón, que solo nacen de sueños.

Muy pronto todos, se pusieron de fila para ir bajando por turnos. Todos los ángeles, tenían una enorme sonrisa en el rostro. Antes de que se fueran Dios, derramando lágrimas, les agradeció lo que hacían.

Y con estas palabras los despidió:

-Ustedes no estarán solos ahí. Habrá personas de buenos corazones que los acompañarán y verán por su bienestar. Deben recordar que yo nunca los dejare… La gente sin darse cuenta, los lastimarán, les dirán cosas que les harán sentir mal, pero ustedes no deben estar tristes, menos aún rendirse. Si ustedes alcanzan el cielo, yo también lo alcanzaré. Lo que ustedes miren, yo también lo miraré. Si la gente les rechaza, y les lastima, a mí también me lastimarán, y me rechazarán, ustedes son mis amados hijos y siempre estaré con ustedes. Ustedes se convertirán en mis alas… Gracias… Muchas gracias….

Por último disfrutemos esta canción “SPIRIT IN THE SKY”

Y recuerda . . . .

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s