LA MALDAD

La maldad es como el ego, siempre permanece bien oculto, en lo más profundo de nuestro ser y se va extendiendo como el cáncer, destruyendo poco a poco todo lo que a su paso encuentra. El objetivo de este tema es saber que en todos nosotros está el antídoto para poder combatirla.

Cuando permitimos que la energía negativa se acumule en nuestros pensamientos, podemos convertirnos en víctimas del mal, puesto que nuestra mente se llena de odio, de envidia, de venganza, de resentimientos, etc.

La maldad es la tendencia a molestar y destruir, atentando el honor, el bien e incluso la vida del otro. Es tener una predisposición hacia un acto revestido de maldad, para dañar a otras personas o seres vivo.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

Este comportamiento y pensamiento maligno no es una simple “reacción” a los acontecimientos y a las circunstancias, mas bien es un proceder que no se detiene hasta conseguir lo que desea, lo hace con una gran indiferencia afectiva y amoralidad, actuando con la más fría y desentendida conducta de maldad.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

En este estado de “desequilibrio” del pensamiento y de la personalidad, se le ve acompañado por la “impulsividad, la“agresión” , el “arrebato” y el poder de hacer lo que se les plazca, produciéndoles un gran placer el poder causar sufrimiento al otro.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

Igual que en el experimento de la cárcel de Standord, que ya vimos, los abusos cometidos por quienes representaban el papel de carceleros, excedieron sus límites, ya que sometieron a los prisioneros a un trato sádico, de humillaciones reiteradas y de una opresión brutal, causándoles transtornos y desórdenes emocionales graves, así como profundas depresiones.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

Lo mismo ocurre con los que dicen representarnos, mientras no cuestionen sus actos como algo evidentemente reprobable, seguirán causando daño en forma anónima e impune, a otro ser humano, en forma física, moral y psicológica, con la tecnología actual y comportarse como aquellos carceleros sádicos del experimento.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

Lo importante del experimento no fue descubrir que, bajo determinadas circunstancias, una gran mayoría de nosotros podemos causar un daño muy grave, sino el de saber que aún existen personas que encontrándose en un contexto propicio para causar daño, no lo hagan.

Estas personas llenas de maldad no quedarán impunes, las leyes universales se encargarán en algún momento de ellos, por todo el mal que han cometido, de eso no me queda ninguna duda.

(Dar un click a la imagen para expandirla)

La maldad es como el cáncer y se extiende en todas aquellas personas que abundan en pensamientos negativos y de todos aquellos que carecen de principios y que no tienen honestidad, integridad, bondad, empatía, y nobleza.

El objetivo de la maldad es crear desprestigio a costa de la dignidad del ser humano.

Veamos cómo lo explicó de forma sencilla Albert Einstein cuando era niño:

La maldad se da en la ausencia del bien y de la bondad de una persona.

Y recuerda . . . .

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s