EL PERFECCIONAMIENTO ESPIRITUAL

El objetivo de este tema es saber que el perfeccionamiento espiritual no es otra cosa más que una serie de lecciones de vida, también conocida como reencarnaciones y que duran solo hasta alcanzar el progreso de más alto nivel en el Universo o el perfeccionamiento espiritual.

(Dar un clic a la imagen para expandirla)

El ser espiritual al encarnar en un cuerpo humano, puede experimentar en carne propia el resultado de cada decisión y comportamiento en la vida.

Cada vida es una posibilidad más para adquirir los conocimientos y las experiencias que te transformarán poco a poco en un ser respetuoso de todo lo que existe.

Cuando se acepta y comprende que todo tiene su función de ser, te darás cuenta que aún las circunstancias difíciles son perfectas.

Cuando aprendemos a tener empatía, tolerancia, comprensión, bondad y amor incondicional hacia los demás, ya no hay razón para volver a reencarnar y nos encontramos listos para acceder a mayores planos.

Veamos la historia “La lección de la mariposa” para ejemplificar como todo tiene que ser gradual y es un esfuerzo personal para conseguir el resultado deseado.

LA LECCION DE LA MARIPOSA

Un hombre encontró el capullo de una mariposa. Un día, apareció en él una pequeña abertura. El hombre se sentó y observó durante varias horas cómo la mariposa luchaba, esforzándose para poder pasar a través de ese pequeño agujero.

El hombre pensó que no progresaba, que la mariposa había llegado al límite de sus posibilidades y que no podía seguir avanzando; entonces, decidió ayudarla. Tomó una tijera y cortó el pedazo restante del capullo.

La mariposa, entonces, salió muy fácilmente. Pero tenía el cuerpo hinchado y las alas pequeñas y arrugadas.

El hombre continuó observando a la mariposa, esperando que en cualquier momento, sus alas abriera y las agitara para poder soportar el cuerpo, emprendiendo el vuelo.

Sin embargo esto no sucedió. En realidad, la mariposa pasó el resto de su corta vida arrastrándose con el cuerpo deforme y las alas atrofiadas, nunca fue capaz de volar.

(Dar un clic a la imagen para expandirla)

La lección de la mariposa, además de ser aplicable en el sentido espiritual, también lo podemos aplicar a nuestra vida diaria y como padres, haríamos bien en preguntarnos ¿les estamos atrofiamos las alas a nuestros hijos, librándolos de los esfuerzos necesarios para salir de dificultades y facilitándoles las cosas o los impulsamos para que realicen su propio esfuerzo, a que sean constantes, asumiendo sus responsabilidades y las consecuencias de sus actos?

(Dar un clic a la imagen para expandirla)

Por último disfrutemos esta canción “Cantaré, cantarás”

Y recuerda . . . .

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s