¿COMO SE FORMAN LAS PERLAS? (PARTE II)

FORMACION DE LAS CONCHAS

Los moluscos para protegerse de los depredadores y de la deshidratación, construyen sus propias conchas, a través de un tejido llamado manto, que se encarga de secretar carbonato cálcico y conquiolina , conchín o perlucina que son proteínas con las que se forman las placas o conchas, evitando que la concha se corroa en ambientes ácidos.

La primera capa es de nácar, formada por capas bien apretadas y ordenadas, con un brillo iridiscente espectacular. La capa intermedia es menos compacta en tanto que la capa más externa está hecha en su mayoría de conquiolina.

FORMACION DE LAS PERLAS

Del mismo modo que se forma la concha protectora, si una partícula orgánica se ubica sobre el manto ocasionando irritación al animal, éste reacciona segregando una sustancia conocida como nácar (una mezcla de carbonato de calcio y conquiolina).

Un grano de arena no puede ser cubierto por nácar puesto que el nácar solo se adhiere a partículas orgánicas. El nácar al aglomerarse alrededor de la partícula poco a poco van formando una perla, éste proceso tarda entre tres y seis años.

RELACION DE LAS PERLAS CON LOS PROCESOS DE LA VIDA

Al igual que una ostra pasa por un proceso para formar su concha, los seres humanos también pasamos por diversas etapas de desarrollo durante la vida (niñez, juventud, adultez y vejez).

Durante estos procesos pueden surgir situaciones difíciles o enfermedades letales y cada uno elige el enfoque que deseamos darle, por lo general una actitud positiva te dará una vida más agradable, por el contrario una actitud negativa hará que te deprimas o que te cause enojo el ver la salud o la felicidad de los demás.

La ostra cuando se le introduce una partícula en su interior, para protegerse de la irritación que le produce, la recubre con capas de nácar, formando así una perla.

De igual manera los seres humanos durante las procesos de la vida, se nos pueden introducir en nuestro interior emociones y sentimientos negativos que nos producen gran dolor, rencor, tristeza, resentimiento y sufrimiento, por lo que tenemos que cubrirlos al igual que la ostra, y el nácar del ser humano es el “amor, la comprensión, el cariño, la ternura ” cuanto más cubiertos estén con éstas capas, menos dolor sentiremos.

(Dar un clic a la imagen para expandirla)

Existen también muchas ostras que no pueden producir perlas, nosotros los seres humanos si nos dejamos dominar por emociones y sentimientos negativos, no produciremos perlas. El Dr. Manuel Álvares Romero menciona que en nuestra sociedad, podemos ver muchas “ostras vacías” no porque no hayan sido heridas, sino porque no supieron perdonar, comprender y transformar su dolor en amor.

“Una perla es… una herida sanada por el Amor”

(Dar un clic a la imagen para expandirla)

“No hay felicidad sin amor… nada más fructífero que el pensamiento amoroso, el que está inspirado y guiado por el amor”. Manuel Álvarez Romero

Un cuento que nos ayudará a reflexionar es el siguiente:

PERLAS DE SABIDURIA

Había una vez en el lejano oriente un hombre considerado muy sabio. Un joven viajero decidió ir a visitarle para aprender de él. 

 -Maestro, me gustaría saber como llegar a ser tan sabio como usted. 

-Es realmente sencillo, yo sólo me dedico a descubrir perlas de sabiduría. Ves todo esa gran baúl de perlas, son todas las que he acumulado durante mi vida. 

-¿Si, pero donde puedo encontrar dichas perlas? 

-Están en todas partes, es cuestión de aprender a discernirlas. La sabiduría está siempre lista para que el que esté dispuesto a cogerla. Es como una plante que nace dentro del hombre, evoluciona con él, se nutre de otros hombres y da frutos que alimentan a los demás.

-Ya, lo que me está diciendo es debo ir descubriendo lo que hay de sabio en cada persona, para crear mi propia sabiduría que compartir con los demás.

En ese momento las palabras del joven parecieron como formar una pequeña nube de vaho, que se empezó a condensar hasta solidificarse en una pequeña perla, que el maestro estuvo presto a recoger en un cuenco para depositarla junto al resto de perlas. 

 -Realmente mi única sabiduría es recopilar dichas perlas y luego saber usarlas en el momento oportuno.

Por último disfrutemos ésta hermosa reflexión “La Canción del Alma” de Adi Shankara (788-820), uno de los más importantes pensadores del hinduismo.

No soy ni el ego ni la razón.
No soy la mente ni el pensamiento.
No puedo ser escuchada ni descripta en palabras ni puedo ser captada por vía del olfato o de la vista.
No puedo ser encontrada en la luz ni en el viento, ni tampoco en la Tierra o en el Cielo.
Soy conciencia y alegría encarnadas, gloria de los bienaventurados, yo soy…

Y recuerda . . . . . . .

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s