TU ERES TU

Ayer, fuiste lo que eras.

Mañana, serás lo que hiciste de ti.

Hoy, entretanto, eres lo que eres.

 

Por eso mismo, no te detengas…

Aprovecha ahora,

para realizar el bien que debes,

y que ya puedes hacer

sin intentar las “grandes” cosas

que no están en nuestro “poder”.

 

Tú puedes,

lo que necesitas… es confiar.

Confía en ti,

confía en la vida

y principalmente

confía que más lejos

de donde los ojos pueden ver,

hay quien nos cuida,

nos ama y nos guía…

para un mundo mejor.

 

Y que nos ha dado

exactamente los anhelos

y las ganas de seguir

Por el sendero que nos es propio.

 

Nuestras luchas son

en la medida exacta

para nuestro perfeccionamiento

Por eso….

Es tan importante que seamos

nosotros mismos,

porque fuimos hechos perfectos

para cruzar o vencer

nuestras dificultades.

 

Ningún valor tendrá nuestra caminata

si no fue hecha por “nuestras propias piernas”

y según nuestros propios esfuerzos.

 

A tener siempre en mente

que cada uno de nosotros

tiene lo que necesita,

incluso las imperfecciones,

y que el aprendizaje

no se compra

y no se toma prestado….

 

Todo está en nosotros

y estamos equipados en este viaje

para afrontar todos los problemas.

 

Sólo cuando creemos que no está en nosotros

la capacidad para resolverlos

es cuando dejamos de vivir,

de luchar,

de sentir deseos de continuar.

 

Uno aprende cuando logra desafiar

los problemas de la vida.

 

Uno puede enseñar a los demás

cuando la vida lo puso a prueba,

cuando tuvo que buscar

en su interior la respuesta,

cuando no espera

que por arte de magia

todo se solucione.

 

Poco a poco vamos caminando,

recorriendo un camino

que muchas veces

está lleno de obstáculos,

de piedras enormes

que nos impiden seguir…

 

Podemos sentarnos y bajar los brazos

o podemos ver la forma de saltar

aún sin saber qué nos espera

del otro lado,

firmes, decididos,

confiando en nuestras fuerzas,

en nuestra elección.

 

Podemos tropezar y caer

y volver a levantarnos

y aún cansados seguir.

 

Podemos asumir que la vida

muchas veces no es un oasis

y que depende de nosotros

hacer que baje el agua

y lograr nuestra estabilidad.

 

Creo que no hay mayor satisfacción

para el hombre

que enfrentar la vida

con todo lo que ella nos ofrece,

lo bueno y lo malo

y ser un guerrero

que no retrocede en ningún momento

y que si lo hace por unos segundos

sea únicamente para llenarse de fuerzas

para seguir.

 

Anónimo

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s