LEYENDAS MAYAS

EL COLIBRI MAYAcolibri

Hubo un día en que los Dioses estaban formando en barro a todos los animales e insectos de la tierra, de pronto se les acabo el material y decidieron seguir con una piedra de jade, moldearon una pequeña y fina flecha, le dieron vida y al instante salio volando, así se formo el colibrí, era bello en todos los sentidos, el sol hacia que sus plumas brillaran, pero el hombre lo quiso atrapar y los Dioses se enojaron diciendo que si alguien lo atrapaba, entonces el colibrí moriría, desde entonces nunca nadie se atrevió a intentarlo, solamente se les deja volar tranquilamente y hacer su trabajo en paz, dejando a los hombres admirar su belleza y rapidez.

EL COCAY 

El cocay es el nombre con el que los mayas llaman a las luciérnagas. Y la leyenda cuenta cómo este insecto creó su propia luz.

En el Mayab residía un señor capaz de curar a los enfermos con su piedra de color verde. Un día descubre haberla perdido en el bosque y les pide a los animales que la busquen.

Fue el Cocay quien la buscó incansablemente y previo a hallarla, por su dedicación y perseverancia, obtuvo su recompensa, su propia luz.

Al reintegrarle la piedra a su dueño, éste le dice que la luz representa la nobleza de sus sentimientos y la brillantez de su inteligencia. Desde entonces el Cocay fue respetado por todos los animales.

LA CREACION DE LA TIERRA

Según la leyenda maya sobre la creación de la tierra, antes de la existencia de la misma existían sólo dos dioses: Tepeu y Gucumatz. Ellos fueron quienes se unieron para crear el mundo.

A partir de sus pensamientos, todo lo que pensaban se creó. Así se crearon las montañas, los valles, el cielo, el agua y todas las formas de vida habitantes en la Tierra.

CREACION DE LA VIDA EN LA TIERRA

Los dioses Tepeu y Gucumatz hicieron que los seres a quienes crearon, sean los que cuiden sus creaciones y quienes los alaben.

Pero hasta entonces no había seres capaces de hablar, por lo que emprendieron la tarea de crearlos. En su primer intento, los hombres de arcilla a los que les dieron vida seguían sin ser capaces de hablar.

Luego, los hombres de madera sí podían hacerlo pero no eran capaces de pensar ni de amar. Entonces provocaron un gran diluvio para destruirlos.

En su último intento crearon cuatro hombres de pasta de maíz con todas las características que deseaban. Posteriormente crearon cuatro mujeres para ellos. Y estos ocho seres humanos, fueron los antepasados de todos los hombres de la actualidad.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s